Gestión Integrada de Recursos Hídricos

La gestión integrada de recursos hídricos (GIRH) ha capturado la imaginación de investigadores, profesionales, departamentos gubernamentales e instituciones de investigación desde principios del siglo 20. Sin embargo, no fue hasta hace un par de décadas que la GIRH comenzó a dominar el discurso sobre la gestión y la política de recursos hídricos. En efecto, actualmente la GIRH ocupa un lugar destacado en las publicaciones académicas y en los informes e iniciativas de importantes organizaciones internacionales, como la Agenda 21 del PNUMA, la Cumbre Mundial de la ONU sobre el Desarrollo Sostenible en 2002 y otros eventos y publicaciones globales.

A pesar de que existen más de treinta definiciones de GIRH que compiten entre sí, el concepto es generalmente promovido como proporcionando un enfoque que permite alcanzar un desarrollo de los limitados recursos hídricos de manera eficiente, equitativa y sustentable. Más específicamente, más que un conjunto de contenidos substanciales, la GIRH es considerada como “un proceso que promueve de manera coordinada el desarrollo y la gestión del agua, la tierra y los recursos relacionados, con el fin de maximizar el bienestar económico y social de manera equitativa sin comprometer la sostenibilidad de los sistemas vitales”. Recientemente la GIRH ha sido entendida como el proceso cuyo fin es la seguridad hídrica, la que puede ser concebida como la disponibilidad sostenible de cantidades y calidades adecuadas de agua para sociedades y ecosistemas resilientes enfrentados a cambios globales inciertos (López-Gunn et al., 2014).